CerrarNotificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

CerrarNewsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Acción: una guía sobre cómo hacer un guión de videoclases

BÚSQUEDA...

Acción: una guía sobre cómo hacer un guión de videoclases

Mantener a tus alumnos interesados no siempre es tarea fácil. Comprueba nuestros consejos para escribir buenos guiones de vídeo para tus lecciones online.

Aquí en el blog ya hemos hablado de cómo crear cursos online, compartimos consejos para hacer un buen video, pero hasta ahora no teníamos una publicación dedicada a otro detalle importante de la etapa de preproducción: el guión de vídeo.

¿Quieres saber más sobre el tema? Sigue leyendo este texto y descubrirás algunos consejos que harán toda la diferencia en el momento de crear un contenido atractivo para tus alumnos.

Por qué trabajar con vídeos

Antes incluso de empezar a pensar en el guión de vídeo para tu próximo proyecto, es importante entender por qué deberías utilizar la estrategia de video en tu negocio.

Que el sistema de consumo de contenidos ha cambiado, ya lo sabes. Después de todo, si tú buscas blogs y videos para aprender sobre determinados temas, ya has entendido que esa es una práctica común actualmente. Pero aún así, vamos a dar algunos números si aún no estás convencido de que la gente busca informaciones en videos.

Sin ir muy lejos, un reciente estudio del BID demuestra que las pequeñas y medianas empresas de América Latina y el Caribe representan el 94% del stock empresarial de la región, con lo cual lanza la Academia ConnectAmericas, con cursos virtuales y una serie de webinars abiertos y gratuitos.

Esto demuestra que esta modalidad de enseñanza genera un enorme interés en la actualidad, lo cual comprueba que los vídeos son una manera de educar a la audiencia acerca de lo que les ofreces, ya que tu contenido está disponible en un formato accesible y ágil, todo lo que la mayoría desea para aprender más.

La importancia del guión de vídeo

La preparación del contenido de una buena videoclase implica una extensa etapa de preproducción en la que determinas todo lo que quieres mostrar en el video.

Estas ideas más adelante serán registradas en un documento, conocido como guión, que orientará toda la grabación.

El guión de vídeo es simplemente la descripción exacta de lo que va a “suceder” en la videoclase y, además de lo que será hablado, prevé las imágenes y los recursos visuales que utilizarás para transmitir tu idea.

Cuando tú no creas una jerarquía de informaciones dentro de la videoclase resulta mucho más difícil pasar el conocimiento de una manera clara y dentro del tiempo estipulado.

Ahora que ya sabes la importancia del guión para organizar tus ideas, ¡vamos a nuestros tips! ¡Adelante!

1. Empieza el vídeo presentando una solución

El primer reto de la videoclase es romper la barrera de la distancia física entre el profesor y el alumno.

Y uno sólo tiene entre 5 y 15 segundos para hacerlo. Si no logras la atención de tu espectador desde el principio, es poco probable que él se enganche con ese contenido.

Así que el primer consejo es: empieza el vídeo proporcionando algo que sea interesante para el espectador.

Para ello se puede incluso utilizar recursos de edición para escenificar una situación divertida o contar una historia, siempre que la introducción esté vinculada con el tema que vas a tratar.

Daré un ejemplo:

“What’up, everyone? En la clase de hoy hablaremos de expresiones y jergas que utilizan hablantes nativos de inglés, pero que no se enseñan en la escuela, como la que he utilizado al comienzo del video”.

Otro posible inicio de la misma videoclase sería la creación de una escena en la que aparecen dos jóvenes hablando: uno de ellos habla inglés de manera más informal, mientras que el otro utiliza un lenguaje más formal; y hacer hincapié en la dificultad de ambos para comunicarse entre sí.

La puesta en escena es un recurso interesante debido a que el vídeo ya empieza mostrando el conflicto que deseas resolver con esa lección.

2. Sé objetivo en tu discurso

Uno de los mayores problemas de los cursos online es la creencia que algunos alumnos tienen que las lecciones en video son pesadas y aburridas, especialmente aquellas acerca de temas más técnicos.

Para romper este estereotipo y ser exitoso impartiendo clases por Internet, donde las personas lo quieren todo “ahora”, tu guión de vídeo deberá ser ágil y objetivo.

Haz una breve introducción y muestra ejemplos de la aplicación práctica del tema siempre que sea posible. Así logras  estar más cerca de la rutina de las personas que están viéndote.

Los conceptos e informaciones teóricas necesitan ser transmitidas de manera clara, sobre todo si se está explicando el origen de una idea o algo que no se aplica de manera cotidiana.

En caso de duda, sigue el cliché y responde a estas cuatro preguntas: para qué, por qué, quién y cómo.

3. Mantente en sintonía con la duración de tu vídeo

Repitiendo lo dicho en el tema anterior: quien utiliza Internet quiere consumir un contenido de forma rápida y simple.

Especialmente en el caso de los cursos online, donde la mayoría de los alumnos mira las lecciones durante los fines de semana, en el camino a casa o incluso en la pausa del trabajo.

Para llegar a esta audiencia y mantenerla enganchada, tus lecciones deben ser cortas. Lo a más indicado es dividir tu contenido en vídeos con una duración mínima de 5 y máxima de 15 minutos.

Nada de contenidos extensos con una o más horas de duración, ¿vale?

Al cabo de las lecciones que sientes que fueron demasiado resumidas, una salida es crear opciones de materiales didácticos sobre el tema e indicar estos archivos para su descarga en formato PDF en la descripción del vídeo o compartirlo en la plataforma donde se aloja tu curso.

4. Piensa en los diferentes perfiles de los estudiantes

Antes incluso de crear un producto, tú debes tener un avatar bien definido para tu negocio.

¿Quién es mi público objetivo? ¿Cuáles son sus preferencias y problemas? ¿Qué tipo de contenido él consume en Internet?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a ser más asertivo en tu mensaje. Para aprender más acerca de avatares, te invitamos a que leas este post aquí.

En general, el negocio que está en el comienzo ha realizado el mapeo de solamente un avatar. Pero con el tiempo notarás que cada persona que comparte los intereses de tu avatar puede consumir tu producto.

A medida que tu negocio evoluciona con el tiempo, tus alumnos tendrán diferentes edades y ocupaciones, y pueden ser de cualquier parte del mundo.

A fin de no desperdiciar el potencial de expansión de tu curso online, apuesta en un lenguaje neutro y evita hablar de situaciones específicas, después de todo, tú quieres que tu contenido sea permanente y accesible para el mayor número posible de personas.

Si efectúas el seguimiento de los comentarios de tus videoclases, también podrás extraer insights valiosos para escribir los guiones de los próximos vídeos.

5. Conoce lo que vas a hablar antes de empezar la grabación

Delimitar el tema de cada lección evita perder el foco y hablar cosas que no son útiles para tu alumno en aquel momento.

Para no evadirse del tema durante la grabación, lo que puede ser muy común cuando se adopta un estilo de video más espontáneo, es importante definir una narrativa que tenga un principio, un medio y un fin, secuencia también conocida como storyline.

  • Inicio: este es el momento en que presentas el tema de su lección. Muéstrale a quien te está viendo lo que podrá aprender después de que termine de ver tu vídeo;
  • Desarrollo: en esta fase vas a profundizar las informaciones. ¿Recuerdas el tema presentado anteriormente? Este es el momento de hablar todo lo que has preparado y sabes de determinado asunto;
  • Conclusión: generalmente, en ese momento haces una síntesis de todo lo que has expuesto en el vídeo, con indicaciones de los materiales de estudio complementarios. Aprovecha para volver a tocar aquellos puntos clave que los alumnos deben atender con suma atención.

Cuando dominas el tema que vas a hablar, tu explicación suena más natural. Lo que nos lleva al siguiente tópico…

6. Improvisa… ¡a veces!

Cuando se trata de videoclases no hay reglas, cada guión de vídeo es único y permite experimentar.

La única trampa que se debe evitar a toda costa es que suene artificial, como si hubieras leído todo el tiempo.

En la propaganda de los partidos políticos, por ejemplo, el espectador muy comúnmente tiene esta sensación.

Es importante que sepas que hay algunos recursos que te pueden ayudar mucho a mejorar tu desenvoltura delante de las cámaras, y es sobre ellos a los que nos referiremos ahora.

Cuenta una historia

¿Tienes dificultades para memorizar explicaciones más largas?

En esos casos, cuando vas a crear un guión de vídeo, es mejor grabar la imagen y el audio por separado.

¿Quieres un ejemplo? Tú estás grabando un tutorial sobre cómo hacer maquillaje de carnaval: en primer lugar grabas todo el audio, explicando el paso a paso y los productos que has utilizado, y sólo después grabas el maquillaje de hecho.

Durante la edición, mezclas ambos, lo cual facilita el proceso porque ya no es necesario memorizar lo que será dicho o hacer ambas cosas al mismo tiempo.

Recuerda que, para obtener un resultado natural, la lectura debe ser pausada y las palabras bien enunciadas.

Utilizar trucos de telediario

“Cabeza” es una jerga utilizada para las llamadas que introducen reportajes en TV o en radio.

Si tienes muchas dificultades para improvisar, puedes prever en el guión de vídeo unas breves inserciones con el texto más ligero, como las “cabezas” del telediario, para intercalar con los momentos en que la lección tiene un contenido más pesado. Así logras introducir algún tema con más desenvoltura, ya que tendrás una llamada para ayudarte.

Haz hincapié en las intenciones de cada escena

Memorizar todo lo que necesitas hablar es prácticamente imposible. Algo que ayuda bastante en el momento de grabar es destacar visualmente en el guión de vídeo los conceptos más importantes de cada escena.

¿Qué debo hablar en cada momento del video? ¿Cuáles son los conceptos clave de mi presentación?

Si utilizas una pizarra para impartir tu videoclase, puedes escribir esas palabras para poner énfasis en ellas durante tu explicación.

7. Pon el guión de vídeo por escrito

Ahora que has definido la parte conceptual de tu videoclase, es el momento de pasar a la parte práctica, que es la estructura del guión de vídeo.

Aquí, en Hotmart, cada uno tiene sus tácticas para escribir un guión. Pero si estás comenzando a grabar videos ahora, lo más adecuado es adoptar el modelo más tradicional, que es el documento dividido en dos columnas:

  • Del lado izquierdo ponemos lo que aparecerá en la imagen, los efectos visuales y las especificaciones de fondo (banda sonora del video);
  • En la columna de la derecha escribimos lo que decimos durante la lección.

Tras la realización de las acciones antedichas es posible que tu guión se asemeje al siguiente:

Ejemplo de un guión por escrito

Si te preocupa la duración de tu videoclase, puedes leer cada parte acompañada de un cronómetro para comprobar el número de segundos que tardaste en completar cada escena.

Esa anotación se puede especificar en el guión con el signo de apóstrofo (‘), siendo el apóstrofo único el que indica los minutos (1’) y el doble los segundos (1’20”).

Pero ¡ojo! que el tiempo no inhiba tu creatividad. Haz los necesarios ajustes en el texto para que tu idea suene lo más clara posible.

8. Invita al espectador a la acción

Así como en el vídeo de ventas, tu videoclase debe tener también una llamada a la acción (CTA) que indique lo que esperas que tu alumno haga después de terminar de ver el video.

Esta acción puede ser acceder al área del alumno, hacer un test online o leer un post de blog que le ayudará a entender un poco más sobre el tema que acaba de ver.

Todo lo que pueda aumentar el tiempo de permanencia del alumno en tu página es interesante.  

Revisa el texto en voz alta

Por último, y lo más importante, revisa tu guión en voz alta.

Muchas frases escritas, que parecían excelentes en tu pensamiento, pueden sonar raro cuando se las habla, desconectadas o demasiado formales.

La lectura en voz alta también es ideal para probar la duración de las escenas y saber exactamente cuándo hacer pausas para que la videoclase quede más natural.

Si todavía no estás seguro, muéstrale el guión a un amigo.

La opinión de terceros es esencial saber si estás logrando enseñar ese contenido, que no es sino el objetivo de producir una videoclase.

Si la persona que lee tu guión no entiende lo que es, te sugiero revisar tu enfoque y volver a escribir el contenido hasta que el lenguaje sea accesible para las personas que no entienden del tema.

¡Consejos adicionales!

– Para saber qué decir, el primer paso es investigar! Cuanto más sepas del tema, más fácil será organizar tu videoclase;

– Organiza los temas sobre los que vas a hablar por orden de relevancia. De ese modo, si no te alcanza el tiempo para hablar de todos, al menos has enfatizado lo más importante;

– Cuando escribes un guión de vídeo, recuerda que no tiene que ser formal ni es necesario usar palabras difíciles. Imagínate que le estás explicando el tema a un amigo… eso suele dar excelente resultado;

– Si vas a entrevistar a alguien, tienes que orientar bien a la persona antes de la grabación para que no se escape del tema y se prolongue demasiado. No hay nada peor que interrumpir al entrevistado durante una charla. ¡Un brieffing bien hecho ayuda mucho!

– Pon tu personalidad en el guión. El uso de palabras que hablas a diario y dirigirse al espectador de forma natural ayuda a fortalecer tu producto en el imaginario de tu público.

¿Qué te parece si haces uso de nuestros consejos en tu próxima videoclase? ¡Luego cuéntanos aquí, en los comentarios, si dio resultado!

Aprovecha para inscribirte en Hotmart Academy y aprende todo lo que necesitas saber para dar tus primeros pasos como emprendedor digital.

Muchos Negocios Rentables Muchos Negocios Rentables Muchos Negocios Rentables