CerrarNotificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

CerrarNewsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cómo hacer videoclases atractivas

BÚSQUEDA...

Cómo hacer videoclases atractivas

Con dedicación es posible hacer videoclases atractivas para tu curso online. Una buena planificación te ayudará a reducir los costes y entregar un material con más calidad. ¡Lee nuestro material y descubre cómo!

El mercado de Educación a Distancia (EAD) ha crecido exponencialmente con el avance de la tecnología. Pero, probablemente, eso ya lo sabes.

Lo que no sabes es que en el año 2015 dicho mercado facturó 107.000 millones de dólares.

Ya mencionamos en nuestra guía completa, que enseña cómo vender cursos en línea, que una de las principales ventajas del formato digital es el bajo coste de producción para los profesores y de adquisición para los estudiantes.

Dicho esto, hoy traemos otro tutorial para quien desea crear un curso en línea. En este post vamos a centrarnos en uno de los mejores formatos para trabajar con cursos digitales: ¡los vídeos!

¡Entonces, si planeas crear y vender videoclases, sigue nuestras instrucciones para desarrollar tu material!

Un rápido análisis sobre el mercado de vídeos

La nueva generación ya está creciendo con la cultura de consumo de vídeos en lugar de la programación televisiva.

En el pasado, el espectador podía ver sólo lo que la emisora ​​publicaba, en el horario previamente definido por cada canal de televisión.

Con el paso del tiempo, el proceso se fue invirtiendo y ahora cada usuario tiene el poder de elegir cuándo y qué va a ver.

Además, muchos de los que todavía utilizan servicios de televisión abierta o por cable mantienen el uso de una segunda pantalla.

Es muy probable que tú mismo ya hayas utilizado el móvil para consumir otro contenido mientras tenías la TV tradicional encendida. Además, y de acuerdo con el estudio anual 2017 de medios de comunicación de IAB (Interactive Advertising Bureau), 1 de cada 5 personas consumen contenido audiovisual en el móvil mientras ven TV.

De ese contenido audiovisual, YouTube es uno de los grandes responsables de esta distribución masiva de vídeos. La red de vídeos ha abierto muchas puertas para que los nuevos influyentes ejerzan una profesión que muchas personas desean tener: la profesión de Youtuber.

Si tú haces una encuesta informal con jóvenes entre 12 y 16 años y les preguntas qué canales utilizan para consumir contenido, percibirás que Youtube estará entre los primeros más citados.

El hecho es que hay otras alternativas para explorar el mercado de vídeos, como puedes ver en nuestro post “Cómo ganar dinero con videos en internet”.

¿Por qué trabajar con videoclases?

Las videoclases tienen un formato bastante didáctico, lo que facilita la absorción de contenido. Con imágenes y sonido, es posible acercarse y captar la atención del estudiante, con recursos de habla y edición de vídeo.

Además, la dinámica de una clase en vídeo hace que el estudiante se enganche más con el contenido y recuerde más lo que se ha enseñado.

Hoy en día es posible hacer buenos videos con pocos recursos. Los smartphones más modernos ya consiguen captar imágenes en alta definición, con la calidad que necesitas para crear un curso online profesional.

Si ya estás familiarizado con el universo de los cursos online, entonces sabes que el formato en vídeo tiene uno de los mejores mecanismos para transmitir un contenido con claridad e involucrar a los alumnos que miran tus clases.

Por tratarse de un curso en el que las personas van a pagar para adquirirlo, necesitas entregar un material de máxima calidad, tanto en el contenido como en la forma, con lo que te recomendamos que resuelvas este parámetro con gran esmero, ocupándote de la producción del vídeo en sí.  

Ya sea para la comercialización o como material de apoyo, desarrollar este producto digital requiere algunas habilidades y un poco más de inversión, como vamos a detallar a continuación.

Cómo hacer videoclases atractivas para vender en Internet

1. Planea el contenido y el formato de tus clases

¿Recuerdas a aquel profesor del colegio o de la universidad que sabía toda la materia, pero no sabía pasar el contenido o despertar el interés de los alumnos?

Planear y probar el contenido que deseas transmitir antes de ponerlo a disposición puede evitarlo.

Vamos a considerar aquí que ya has definido el nicho y el tema de tu curso online, ¿de acuerdo?

Entonces toma el contenido bruto de tu material y crea un plan de clase, dividiéndolo en tópicos para cada videoclase.

¿Cuántos episodios serán necesarios para pasar la información sin que canse demasiado o sea excesivo?

Además, planea también cómo será el enfoque del contenido de acuerdo con el asunto y la audiencia que anhelas.

Si el objetivo de tus clases es dar consejos para crear un negocio, por ejemplo, y pretendes llegar a un público joven con espíritu emprendedor, ser muy formal y con palabrería compleja puede no ser la mejor forma de atraer a esta audiencia.

Por eso te recomendamos que adecues el formato a quien quieres llegar.

Si no sabes qué tono utilizar, una búsqueda de avatar es lo que necesitas para entender más profundamente quién es tu público.

Dicho sea de paso, éste es uno de los primeros pasos para crear un curso online. ¡Hazlo lo antes posible!

Aunque no utilices un teleprompter, puedes crear un guión que contenga los principales temas que abarcas.

El guión también te ayudará a mantener un sentido lineal en tus videoclases, en las que cada una se complementa.

Curso completo vs. suscripción

Estos son los dos modelos más utilizados en el mercado digital de videoclases. El concepto es muy simple:

El curso completo es, así como su nombre ya lo dice, un curso cuya totalidad se activa al cliente en el momento en que se confirma el pago. En él, el profesor entrega toda la materia de una sola vez y el estudiante tendrá acceso al mismo mientras las clases estén disponibles en la plataforma, pudiendo ser, incluso, un permiso vitalicio.

El modelo de suscripción, por su parte, es el que tiene lugar a través de pagos mensuales, en que el profesor libera nuevos módulos periódicamente, de acuerdo con su criterio. En este caso, el estudiante tiene acceso al contenido mientras la suscripción está en vigor. Es como funciona con Netflix: si dejas de pagar, dejas de tener acceso a las películas y series.

El modelo de suscripción viene siendo muy utilizado, principalmente cuando se trata de un curso más denso, con mucho contenido por transmitir.

El productor del curso tiene una gran ventaja, ya que fideliza estudiantes por un período mayor y tendrá una renta recurrente mientras haya clientes.

El estudiante también tiene ventajas, pues paga el curso mes a mes y puede organizar su estudio de acuerdo con la liberación de los módulos.

2. Ten una postura de presentador/profesor

Como ya debes haber imaginado, es necesario tener buena desenvoltura ante las cámaras.

Pero diferente de lo que muchos piensan, esa no es una habilidad con la que naces. Hay técnicas para aprender a hacerlo bien en un vídeo, ya que es imposible “ser tímido” a la hora de grabar.

Si tienes una mirada crítica, percibirás que cuanto más entrenas y observas, mejor será tu desempeño. Tú también puedes pedirle a algún amigo para evaluar y puntuar lo que necesitas mejorar.

El profesor o el presentador debe tener familiaridad no sólo con el tema, sino ser articulado para hablar sobre él. Cuanto más dominas el tema de tu curso, más natural será tu discurso y postura.

Y créelo, tus alumnos se fiarán o se sentirán inseguros en relación al tema, entonces… ¡estudia mucho antes de partir para la acción!

Si no tienes ese perfil, quizás sea mejor externalizar e invitar a un experto para ser la imagen de tu producto. La empatía con el público será determinante para el éxito de tu videoclase.

Si prefieres asumir el reto, estos son algunos consejos importantes:

  • Algunos aspectos de expresión corporal requieren un cierto cuidado. No gesticules demasiado, pues puedes terminar distrayendo la atención del estudiante.
  • Si tienes un acento muy marcado, intenta contenerlo para no entorpecer la percepción del contenido.
  • Mira algunas videoclases por adelantado para usar las recomendaciones de quien ya domina estar frente a las cámaras.
  • Calienta la voz y haz estiramiento del cuerpo entero antes de grabar.
  • Lleva prendas cómodas y neutras. Por supuesto, en ese aspecto, tú no sólo puedes, sino que también debes, mantener tu personalidad, siempre y cuando no desvíes la atención del estudiante.

3. Diseña un escenario

No necesita ser en un estudio profesional con iluminación de cine, pero es necesario que sea adecuado a las necesidades de tu videoclase.

Cuanto menos objetos en escena y más claro sea el ambiente, mejor. De esa forma conseguirás volver la atención del público hacia ti y el contenido.

Sentado o de pie, lo mejor es encontrar la forma más cómoda y adecuada al tipo de contenido.

Podrás combinar el escenario físico con algunos assets o incluso screencasts, de lo que vamos a hablar más adelante.

Lo importante es tener un guión que englobe todos los recursos visuales que tendrá tu videoclase.

4. Prepara los equipos necesarios

Básicamente, necesitarás un equipo de vídeo (cámara con tarjeta de memoria), audio (micrófono) y una buena iluminación.

El equipo no necesita ser el más profesional del mercado, pero sí el que posibilite una calidad excelente para tus videoclases.

Si no tienes ningún material adecuado, alquila uno o pídeselo prestado a un amigo de confianza.

También será necesario alguien que conduzca la filmación, verificando si la iluminación es la adecuada, así como el audio.

La posibilidad de edición facilita bastante, pero cuanto más sólido el vídeo esté, mejor será el resultado.

Si tu presupuesto lo permite, cuenta con un profesional. Fíjate si en tu red de relaciones no tienes un amigo o conocido con habilidades en esta área, así podrás reducir los costes.

5. Edita tus videoclases

Lo ideal es tener un editor, alguien que ya tenga conocimiento en la edición de vídeos y pueda incluir los assets para el programa.

Si tu presupuesto no permite la contratación, no te desesperes. En Internet encontrarás diversas opciones gratuitas y con tutoriales para aprender a editar.

Por más que estés ansioso de lanzar tu curso, dedícale tiempo suficiente a la edición, pues juega un papel importante en el resultado final de tu material.

En este caso lo mejor es buscar las herramientas disponibles para ver con cuáles te adaptarás mejor.

Nosotros indicamos algunos también, como Windows Movie Maker, que ya viene instalado en ordenadores con sistema Windows e iMovie, para ordenadores Mac.

Si deseas avanzar en los recursos de edición, puedes utilizar Sony Vegas o Premiere, que a pesar de ser pagados, te darán más posibilidades.

Si te parece interesante, utiliza una banda sonora, pero asegúrate que la música no está compitiendo con tu voz.

Si eres inexperto en ese aspecto, pídele a algún profesional que evalúe tu trabajo cuando esté finalizado.

6. Introduce “assets”

Los assets son recursos visuales que pueden agregar valor a tu video.

Tú puedes tener un personaje animado, íconos, un cuadro de texto…

Estos medios complementarios ayudan a retener la atención, además de dejar a tu producto digital mucho más divertido.

Los assets se incluyen ya en la edición y, de nuevo, si no tienes habilidades gráficas para desarrollarlos es mejor contratar a un especialista.

7. Utiliza screencasts como alternativa

Los screencasts son videoclases realizadas a partir de la grabación de la pantalla del ordenador.

Tú puedes combinar el contenido, usando las pantallas como un complemento, o incluso hacer toda tu videoclase con ese recurso, pero sólo utiliza esta última opción si tu contenido necesita muchas demostraciones en el ordenador.

8. Aloja tu curso online

Una vez que tu curso online esté completamente listo, es hora de ponerlo a la venta.

Mucha atención en este punto, ya que es importante que escojas una plataforma EAD con todos los recursos necesarios para que funcione 10 puntos tu negocio.

Hay herramientas pagadas y gratuitas, como es el caso de Hotmart.

En definitiva, lo que necesitarás será lo siguiente:

Un sistema de pago confiable

Es importante que todas tus transacciones acepten integración con varias banderas de tarjetas de crédito y sean hechas de forma automática.

Entrega automática de contenido

Tan pronto como el pago es aprobado, el cliente ya recibe el curso para iniciar las clases.

Herramienta de monitoreo

Te permite constatar quiénes son tus clientes, cómo está la conversión de tu página de ventas y si muchas personas están llegando a tu carrito para hacer la compra, pero desistiendo en el medio del proceso. Con esos datos puedes definir una acción para la recuperación de carrito y reactivar a aquel usuario que abandonó la pantalla de checkout.

Soporte al productor

Es importante que la plataforma elegida tenga un soporte de atención capaz de dar asistencia a las dudas y preguntas provenientes de la labor específica del comprador.

Soporte al comprador

De la misma forma que el productor necesita soporte, el comprador puede tener eventuales dudas de acceso al curso online, principalmente si no está familiarizado con productos digitales. En este caso, la plataforma debe proporcionar ese tipo de información para que el cliente sea atendido rápidamente.

Área de miembros

Si deseas organizar tus clases en módulos, tener un espacio para que los estudiantes comenten, insertar contenidos complementarios para las videoclases, ofrecer certificación y llevar adelante el seguimiento del progreso de los estudiantes, entonces debes buscar una plataforma que ofrezca un área de miembros, como es el caso de Hotmart Club, un área de miembros gratuita.

Programa de afiliados

Unirse a un programa de afiliados es una gran manera de expandir tu negocio, ya que tendrás otras personas promoviendo tu curso online. Para conocer todo lo relacionado a un programa de afiliados, haz clic aquí.

Estos son algunas de los recursos que necesitas considerar en una plataforma, sobre todo si deseas crear un negocio profesional desde su lanzamiento.

9. Promociona tu contenido

Una vez que tu curso esté alojado en una plataforma y ya esté listo para ser vendido, es necesario enfocarse en la promoción del contenido para atraer al público ideal.

Si ya tienes tu avatar bien documentado, entonces sabes a quién deberás dirigir tus acciones.

Como comentamos en el tópico anterior, el Programa de Afiliados ya es un buen camino para empezar, sobre todo si no has vendido nunca por Internet.

Paralelamente, desarrolla otras acciones de marketing digital para aumentar el alcance de tu curso.

Los principales medios de divulgación comprenden las redes sociales, el email marketing, los blogs y los anuncios pagados.

Para conocer sobre cada uno de ellos, puede ver el post en nuestro blog sobre los 5 mejores canales para divulgar productos digitales. Y aprender el paso a paso en nuestro curso gratuito sobre el mercado digital, Hotmart Academy.

Conclusión

Las videoclases deben recibir un trato especial y diferente de vídeos para Youtube, pues necesitas hacer valer cada céntimo pagado por tu producto. Si es posible, busca otros cursos digitales para analizar la calidad de vídeo, montaje de escenario, edición y efectos insertados en el vídeo.

Ahora que ya sabes lo que se necesita para crear videoclases atractivas, “¡luz, cámara, acción”!

Recuerda que una buena planificación ayudará en la reducción de costes y en la entrega de un material con más calidad.

Si aún te queda alguna duda o con la experiencia has conocido alguna otra sugerencia que no citamos aquí, ¡no te olvides de compartirlo con nosotros en los comentarios abajo!

Nota del autor: este post se publicó originalmente en junio de 2013 y se actualizó para proporcionar información más precisa y completa.

Muchos Negocios Rentables Muchos Negocios Rentables Muchos Negocios Rentables